Parecido no es lo mismo

Por Martín Monroy

Es época de mundial, la calle lo sabe. Cuando juega Uruguay queda sola, vacía, cómo que le falta algo. Pero eso es por un ratito, después vuelve la gente y cuándo se gana vuelve diferente, feliz. Por un momento todos nos olvidamos de todo. Allá la selección de nuestro país le sigue demostrando al mundo que está bien plantada, que puede perder pero también ganarle a cualquiera y que más allá del resultado tiene valores que no dependen de si entró o no, tienen la enseñanza de un maestro. Acá nuestro fútbol uruguayo arrancando, la A y la B en plena pretemporada, la C en pleno campeonato. Lo que pasa allá es porque pasó algo acá, de algún lado salieron esos tipos que juegan cómo si no hubiera mañana, en el acierto o en el error hay algo que puede más, el fútbol puede más, de dónde vienen puede más, saben que no juegan sólo por ellos y juegan cómo nos gustaría jugar a nosotros. Allá es allá y acá es acá, mientras acá disfrutamos lo que pasa allá, hay cosas que parece no cambian nunca acá. Hace poco un “loco” hizo callar a muchos y nos llenó de orgullo, le sacó una sonrisa al vestuario, lo dijo che! Lo contó, le quisieron retrucar pero él con fundamento cómo esos centros que le mandaron en su vida, uno más, lo cabeceo y esta vez el gol lo gritamos todos, no en la cancha sino en los vestuarios. El fútbol de acá no tiene nada que ver con lo que pasa allá. ¿Cómo me pongo a explicar que no tengo para el boleto y así poder ir a entrenar? ¿Cómo hago para mandar un mensaje a un compañero que me lleve yerba porque no hay? Y el mate es el mate..¿Cómo le explico a mi hija que la semana que viene es el cumpleaños y papá no sabe si tiene para que lo pueda festejar? Si claro, cómo vos y cómo yo, los de acá son trabajadores también, por más que no lo quieran ver. Es común que el laburo lo hagas porque lo tenes que hacer sino te perjudicas y bueno esto es así, o jugas o no jugas, o te adaptas o te vas. Ahí viene el gran secreto de allá, allá juegan con eso, saben lo que es un vestuario sin agua caliente, saben (no creo se hayan olvidado) la sensación de no cobrar, no tener ropa, pelotas ni chalecos, saben el dolor en las articulaciones después de una práctica en cancha dura, ni te cuento si son dos o tres o cien. Saben que acá hay varios que están en pretemporada y corren pero que cuando están en el campeonato siguen corriendo, porque acá casi siempre se corre de atrás. Por eso Uruguay juega cómo Uruguay, juega con eso que tenemos adentro, vos pone el nombre que quieras. Allá juegan como si estuvieran acá y por eso somos lo que somos, porque por más que estén allá, salieron de acá y el fútbol de acá está muy alejado de lo que pasa allá, mientras allá se pasa a octavos, acá los planteles se juntan para ver si siguen entrenando (los que arrancaron) o si paran hasta que se les pague lo que se debe. Por eso Uruguay es Uruguay y va a ser siempre Uruguay, la selección está allá y seguirá peleando por su sueño mundialista y el fútbol uruguayo está acá, por suerte ahora parece somos más para pelear, parecido no es lo mismo.

 

 

 

Que ruede