Felicitaciones Licenciados

Todos lo recordamos distinto pero tenemos algo común, lo recordamos. Sabemos cada detalle de ese día, de otros capaz no tanto pero de ese día nos acordamos de absolutamente todo. Nos acordamos el equipo que entró y si nos tocó esperar por supuesto nos acordamos por quién entramos. Nos acordamos si llovía y no sabíamos con qué zapatos jugar o si había un sol que te quemaba los pies y si nos dejaban, jugábamos descalzos. Nos acordamos la cancha que por más que ese día (y los restantes años hasta el día de hoy) tenía matas de pasto que llevaban la pelota para dónde quería, para nosotros era el estadio centenario (capaz te tocó debutar en el estadio), cosas que seguramente nadie vio, sólo vos y algún detallista que se calza los botines o se calzaba. Nos acordamos quienes fueron de los nuestros. Ese día nos acordamos de todo. El debut es especial, la mayoría arrancamos jugando de chicos en el baby y fuimos pasando etapas, cuando llegan las juveniles lo tenes más cerca pero nunca asimilas realmente lo cerca que estás, hasta que llega ese día.  El día del debut o del recibimiento. Dice un futbolista poeta (mixtura interesante) que nosotros somos licenciados en esto del fútbol y creo nunca estuve tan de acuerdo. Para recibirte tenes que estar inscripto a una carrera (para empezar hay que elegir), nosotros tenemos que tener cuadro porque sabemos lo que queremos hacer. Tenes que estudiar, 4 o 5 o 7 años. Las juveniles son nuestro estudio (aunque nunca dejamos de estudiar, como tantos otros profesionales, lo nuestro es mucho práctico y poco teórico lamentablemente). Llega el momento del examen final, en algunas carreras acompañado de la tesis, en cambio los futbolistas jugamos ese partido especial que a veces hace que otro nos indique que el domingo siguiente vas a estar en la lista, lo más similar a un profesor de facultad dando la noticia que aprobaste. Cuándo pasaste por todo esto llega el tan ansiado momento, te dan el título (para vos es mucho más que un papel para colgar) podes empezar a ejercer, de tu primer día no te olvidas más. Del otro lado del alambrado llega el momento de firmar tu primer contrato, tu título, el cuál te habilita a jugar (todavía no tenes ni idea que para muchos no es un juego). El día del debut es el día que empezas a ejercer tu carrera profesional, el primer día de laburo es tu primer día de licenciado. No lo veo tan diferente. Nos recibimos. Felicitaciones Licenciados.

 

Martín Monroy

 

Permiso playa