El Mate

Todos los países tienen diferentes culturas, tradiciones, diferentes costumbres, climas, paisajes, deportes preferidos, siempre hay diferencias. En mi país tenemos una tradición, entre tantas, a la mayoría nos encanta tomar mate. El mate para nosotros no es un simple objeto, el cual tiene una forma particular. Para nosotros no es sólo el hecho de poner la yerba en el mate y esperar que hierva el agua para poner en el termo. Vamos a empezar por el principio, diría un gran amigo mío. Para tomar mate necesitamos un mate, sea del tamaño que sea y la forma que sea, necesitamos una bombilla, la cual nos ayuda a tomar el agua, y también necesitamos un termo, el termo es el objeto dónde vamos a poner el agua hirviendo para que dure lo que tenga que durar. Para nosotros, los uruguayos, el mate es un compañero, un amigo, un confidente. Si estamos en nuestro país es muy difícil empezar un día sin el mate, con tus compañeros del rubro que sea o junto con tus compañeros de fútbol. En un vestuario uruguayo puede faltar agua caliente para bañarse, puede faltar lugar para dejar las cosas, pero lo que estoy seguro nunca va a faltar es un buen mate para empezar la mañana. Cuándo nos toca estar fuera de nuestro país, el mate se vuelve algo mucho más íntimo, se vuelve nuestra bandera. Tenemos algo característico que hace nombrar a nuestro querido país sin buscar en el gps del celular, el mate. Generalmente los caminos los recorremos con mucha gente a nuestro alrededor pero a veces estamos solos, nos sentimos solos, a algunos nos gusta estar solos, a veces no demasiado. El mate pasa a ser un actor fundamental en esta obra de teatro que vivimos día a día, pasa a ser ese compañero que sin hablar se queda a desayunar con vos. El mate es ese amigo que mientras vas conociendo gente nueva, está ahí, a tu lado, para que nunca te olvides de los que ya conoces, de dónde venís, porque al final somos eso, de dónde venimos, a dónde vamos y con quién compartimos. El mate es testigo cuándo recorres lugares nuevos, nuevos para vos, porque están en el mapa hace rato. Compartir mate es compartir el barrio, es una invitación a charlar. Para nosotros los uruguayos tomar mate es de las cosas que más nos identifican en el mundo, es andar con la bandera de nuestro país constantemente. Soy uruguayo y quiero a mi país y sus tradiciones, quiero al mate, por eso lo tomo amargo, no compro cualquier yerba y respeto siempre la montañita. Los tengo que dejar por acá, está hirviendo el agua y tengo que ir a preparar el mate.

 

Martín Monroy