Estar

Por Martín Monroy

Llega fin de año, la mente se pone a analizar, recordar, pensar, algo que tendríamos que hacer más seguido, a fin de año se vuelve deporte popular. Llega ese momento, abrir los ojos y ver donde estamos, realmente, donde estábamos hace un año o dos, a veces las redes, y no la de los arcos, nos lo recuerdan, por algo será. Decir que el tiempo pasa volando, es un concepto vacío, sabemos el tiempo pasa, el tema es si nosotros vivimos los momentos en el tiempo, si realmente estamos presentes viviendo o pensamos en lo que viene, o en lo que pasó. Preocuparnos por estar, sentir, oler, ver, poder abstraerse y disfrutar, vivir, comunicarle a la mente, antes que a los amigos virtuales, poder darnos cuenta cuando se eriza la piel. Hay sensaciones que cuesta describirlas, esas que viven los que realmente están en ese momento, personas cómplices, sin saberlo. No importa el rol que te tocó vivir ese día, si lo viste desde la tribuna, si estabas solo o acompañado, si te tocó ir al banco y entrar, o simplemente estar en la montaña rusa de sufrir y disfrutar cada minuto sin tener la suerte de jugar, si jugaste todos los minutos o tan solo dos o tres, el tema es que lo viviste, estabas presente, a tu manera lo viviste, no te lo contó nadie, no lo viste por ningún video viral ni por fotos, todos los recuerdos están en la memoria, esa que realmente importa, esa que no tenes que borrar para seguir teniendo espacio, el espacio sobra. Por estos días, el año pasado, era de los días más felices y sencillos de mi vida futbolística, por ende de mi vida, jugando con amigos para un club histórico de mi país, club que en ese momento, se convertía en profesional. Lo que vino después, supongo tenía que pasar, pero ese día, como tantos otros, la pelota estaba de nuestro lado, el rival me generó orgullo, hasta el día de hoy recuerdo cada jugada, los abrazos con mis amigos adentro del rectángulo no me los borra nadie, los viví, los sentí, las sonrisas me erizaron la piel, los llantos hicieron que mis lágrimas salgan a pasear, de vez en cuando viene bien que salgan, en esos abrazos había fútbol, en esos abrazos había vida, los momentos quedan, el tema es estar, no importa la forma, estar. Ese día estuve y mis amigos también.